CEPRODAC

Juntos, pero separados

“Jauría”, obra del colombiano Vladimir Rodríguez, continuará sus funciones sábado 11 y el domingo 12 de noviembre en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque. Esta coproducción entre México y Colombia que abre paso a nuevos proyectos bilaterales.

Deja un comentario Por () | 10/11/2017

Se presenta en México “Jauría”, una coproducción de CEPRODAC y la Coordinación Nacional de Danza del Ministerio de Cultura de Colombia. Foto gentileza INBA.

Se presenta en México “Jauría”, pieza de danza-teatro promovida desde CEPRODAC y la Coordinación Nacional de Danza del Ministerio de Cultura de Colombia. Foto gentileza INBA.

El jueves 9 de noviembre los bailarines del Centro de Producción de Danza Contemporánea (CEPRODAC) del INBA hicieron la primera entrega del montaje “Jauría”, una coproducción de este Centro con la Coordinación Nacional de Danza del Ministerio de Cultura de Colombia. Las funciones continuarán el sábado 11 a las 19:00 horas y el domingo 12 a las 18:00 en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque.

“Jauría” es una creación del coreógrafo colombiano Vladimir Rodríguez en cooperación con Ceprodac. En esta pieza, un grupo de personas se encuentra en una esquina, y de manera espontánea se asocian y comienzan a desplazarse juntos. Todos los integrantes sienten pertenecer a esta comunidad, aunque no la han elegido. Simplemente están allí, juntos. Sin dejarse, aunque se muerdan.

El coreógrafo, director de la compañía Cortocinesis y creador del Sistema de Entrenamiento Piso Móvil, definió la obra como “una acción escénica sobre la agrupación salvaje e intuitiva. Sobre el sentido de pertenencia a un grupo que, aunque no funciona como comunidad, es el único hogar que conocemos. Sobre la normalización de un grupo que no funciona como colectividad y que a pesar de ello no se desintegra. Como si de una patología del destino se tratara.”

En “Jauría” participan los bailarines Tzitzi Benavides, Paulina del Carmen Fernández, Ximena Marván, Yansi Méndez, Claudia Olvera, Luis Ortega, Sergio Anselmo Orozco, “Cheché”, Ernesto Peart, Bryant Pineda y Ana Viera. El diseño coreográfico y la dramaturgia corren a cargo del propio Vladimir Rodríguez y de Edwin Vargas, aunque los bailarines del Ceprodac que participan también hacen su aporte creativo. En el diseño de esta pieza se usan textos originales extraídos de libros como “Teoría King Kong”, de Virginie Despentes; “Canibalismo”, de Andrés Caicedo; y “2666”, de Roberto Bolaño, en adaptaciones de Vladimir Rodríguez.

Esta presentación se considera también, un paso más en los esfuerzos del Ceprodac por propiciar la convergencia de la danza contemporánea latinoamericana en su propuesta escénica. Los directores artístico y ejecutivo del Centro, Marco Antonio Silva y Eleno Guzmán, definen esta obra como “una puesta en danza de lo que nos ocurre como país, un cuestionamiento crítico traducido en movimiento por la inteligencia física de 10 bailarines mexicanos; un juego de complicidad e imaginación entre México y Colombia hecho cuerpo; hermanados por coincidencias históricas de corte violento, pero también por el calor de su gente y el furor de sus danzas”.

A su vez afirmaron que de esta forma se abre la posibilidad de trabajar de manera conjunta y hacer un cambio en la realidad del mundo de la danza de ambos países a través de esta coproducción internacional que anuncia el principio de una larga y fructífera relación bilateral que beneficiará a bailarines y coreógrafos de ambas naciones.

 

Dejar un comentario

Artículos relacionados