Cabaret

Donde todo es posible

Uno de los musicales más importantes de la historia, celebra sus 50 años en el Eisenhower Theater del Kennedy Center de DC. Producido por Roundabout Theatre Company, estará en cartel hasta el 6 de agosto. Con dirección de Sam Mendes.y coreografía original de Rob Marshall.

Deja un comentario Por () | 17/07/2017

Jon Peterson como Emcee, maestro de ceremonias de Kit Kat Klub, y parte del elenco de bailarines y cantantes de “Cabaret”. Foto: Joan Marcus. Gentileza JFKC.

Jon Peterson como Emcee, maestro de ceremonias de Kit Kat Klub, y parte del elenco de bailarines y cantantes de “Cabaret”. Foto: Joan Marcus. Gentileza JFKC.

Mientras la República de Weimar iba camino a su fin, el nazismo comenzaba a clavar sus garras en una sociedad que aun cargaba con una bochornosa derrota en la Primera Guerra Mundial, y una economía que se desintegraba en pedazos. Allí, en esa Alemania, el Kit Kat Klub, se convertía en metáfora de esa decadencia, mientras sus personajes intentaban sobrevivir en medio de la desesperanza y la corrupción.

Con libreto de Joe Masteroff, música de John Kander y letras de Fred Ebb, “Cabaret”, uno de los musicales más importantes de la historia, celebra sus 50 años en el escenario del Eisenhower Theater del Kennedy Center de DC. Producida por Roundabout Theatre Company, la obra estará en cartel hasta el 6 de agosto.

La historia, que se desarrolla en torno de un cabaret de Berlín, propone diferentes ángulos argumentales, determinados por la línea dramática los personajes. Cada uno de ellos genera elementos contrapuestos, muestra las dos caras de una misma moneda y dispara directamente al alma. Y no precisamente porque describa una bella historia, sino todo lo contrario. “Cabaret” muestra el drama de la sociedad contemporánea.

Ambientado a principios de la década del 30, el argumento gira en torno de la relación entre la estrella principal del cabaret, la cantante inglesa Sally Bowles (Leigh Ann Larkin), con el escritor estadounidense Cliff Bradshaw (Benjamin Eakeley), quien llega a la ciudad buscando inspiración para su nueva novela.

Leigh Ann Larkin en el rol de Sally Bowles, personaje a través del cual se desarrolla la trama de “Cabaret”. Foto: Joan Marcus. Gentileza JFKC.

Leigh Ann Larkin en el rol de Sally Bowles, personaje a través del cual se desarrolla la trama de “Cabaret”. Foto: Joan Marcus. Gentileza JFKC.

Bajo la mirada de Emcee (Jon Peterson), el extravagante y lascivo maestro de ceremonias de Kit Kat Klub, se van hilvanando y deshilvanando historias paralelas que describen el entorno social y político de la época con una crudeza poco frecuente en un musical. Entre esas tramas que se entrecruzan, surge también el romance otoñal entre Fräulein Schneider (Mary Gordon Murray), una mujer alemana que regenta la pensión donde se alojan Cliff y Sally, y Herr Schultz (Scott Robertson), un viudo judío propietario de una frutería. Gordon Murray hace una interpretación descarnada y conmovedora de esa mujer que se anima por primera vez al amor, mientras Robertson, logra seducirla con su ternura y su inocencia. Sin embargo, no logra admitir, ni creer en la monstruosa crueldad de un régimen que reafirmó el odio y la muerte.

Brillante la actuación de Peterson. Cantante excelente, con una expresividad especial, potente, desenfadada, que aborda con naturalidad los perfiles ambiguos de su personaje, se lanza en escenas de fuerte contenido sexual hasta llegar a un final desgarrador donde el artista y el talento, le ganan al personaje. Sencillamente, magnífico.

Con la dirección de Sam Mendes, co-dirigido y coreografiado por Rob Marshall, este musical en gira cuenta con dirección de BT McNicholl, y coreografía recreada por Cynthia Onrubia. Cada uno de estos aportes hacen de “Cabaret” es un musical intenso, con actores, bailarines y músicos de enorme talento, y un despliegue escenográfico simple pero al mismo tiempo, inteligente y dinámico creado por Robert Brill.

“Cabaret”, como parte de su gira nacional 2017 se presenta en el Kennedy Center de DC con una producción de Roundabout Theatre Company. Foto: Joan Marcus. Gentileza JFKC.

“Cabaret”, como parte de su gira nacional 2017 se presenta en el Kennedy Center de DC con una producción de Roundabout Theatre Company. Foto: Joan Marcus. Gentileza JFKC.

Las coreografías de Marshall-Onrubia adquieren gran fuerza en cada una de las escenas y dejan ver bailarines con una sólida técnica, capaces de cantar, bailar, e interpretar complejos personajes, y todo con una ductilidad fuera de lo común. A su vez, el diseño de vestuario, agresivo y procaz de William Ivey Long se amalgama con la iluminación de Peggy Eisenhauer.

El espectáculo, que debutó con gran éxito en 1966 en el Broadhurst Theatre de Broadway, tuvo varias adaptaciones, y en 1972 llegó al cine con Liza Minelli, Michael York y Joel Grey en los protagónicos y la adaptación de Bob Fosse. Durante el tiempo que se mantuvo en cartel, la producción teatral llegó a hacer 1.165 funciones regulares y 21 previas. La actual, de Roundabout Theatre Company, se estrenó por primera vez en marzo de 1998 protagonizada por Alan Cumming y Natasha Richardson, y desde esa fecha hasta 2004 llegó a hacer 2.378 representaciones.

Memorables canciones como “Willkommen” y “Maybe This Time” desfilan por este musical imposible de olvidar, cuyo impactante final no solo hace reflexionar sobre los aspectos más oscuros y despiadados de la raza humana, sino que permite recordar la época más infame de la historia de la humanidad.

Dejar un comentario

Artículos relacionados