Nederlands Dans Theater

Lo cotidiano se vuelve trascendente

Desde el 4 al 6 de abril la troupe conducida por Sol León y Paul Lightfoot hizo su paso por el Kennedy Center de Washington DC con tres piezas que apuntan a distintos aspectos de la vida diaria, mientras exponen conflictos y emociones. Se destaca el alto nivel de danza de sus bailarines.

Deja un comentario Por () | 08/04/2018

Nederlands Dans Theater presentó en el Kennedy Center “Shoot the Moon”, obra de los directores artísticos de la compañía, Sol León y Paul Lightfoot. Foto: Rahi Rezvani. Gentileza JFKC.

Nederlands Dans Theater presentó en el Kennedy Center “Shoot the Moon”, obra de los directores artísticos de la compañía, Sol León y Paul Lightfoot. Foto: Rahi Rezvani. Gentileza JFKC.

Inevitablemente cuando suena el nombre Nederlands Dans Theater (NDT), vienen a la memoria los nombres de los tres grandes pioneros de esta odisea de lanzarse, desde La Haya, Holanda, a conquistar y revolucionar el concepto y la estética de la danza contemporánea de mediados del siglo XX. Fundada en 1959 por Benjamin Harkarvy, Aart Verstegen y Carel Birnie en cooperación con 18 bailarines del Het National Ballet, la NDT se puso a la vanguardia con el aporte de coreógrafos como Glen Tetley y Hans van Manen. Ya en los 80, Jiří Kylián, como director artístico de la compañía, incorporó su propia visión que quedó como su “marca registrada”.

Ya en la primera década del nuevo siglo, Sol León y Paul Lightfoot, ambos coreógrafos residentes del NDT desde 2002, asumieron la dirección artística de esta troupe que del 4 al 6 de abril se presentó en el Kennedy Center de Washington DC.

Tres obras con diferentes perfiles y conceptos subieron al escenario del Opera House. La primera, con coreografía de León y Lightfoot, “Shoot the Moon”, mantiene una estética en paralelo en la que las escenas aparecen transmitidas en la parte superior del escenario, en blanco y negro y simultáneamente, a través de una cámara en vivo. Una bellísima puesta que describe conductas, sentimientos y conflictos emocionales que transcurren en una habitación. Cada pareja, con situaciones diferentes, resuelve su dilema en ese cubículo. Y tal como ocurre en las películas, las habitaciones van rotando para contar la historia individual de cada uno. El estupendo manejo de la luz de Tom Bevoort y la calidad de la danza sobre la partitura de Philip Glass, “Tirol Concerto” para piano y orquestra, hacen que esta pieza quede en la memoria, al igual que la intensidad en la interpretación de sus bailarines.

“The Statement”, de la canadiense Crystal Pite, realización de contenido social, que incluye mímica, teatro y voz en off. Foto: Rahi Rezvani. Gentileza JFKC.

“The Statement”, de la canadiense Crystal Pite, realización de contenido social, que incluye mímica, teatro y voz en off. Foto: Rahi Rezvani. Gentileza JFKC.

Más allá de las posibles asociaciones con la famosa pieza de Kurt Jooss “La mesa verde” creada en 1932, “The Statement”, de Crystal Pite, es un deslumbrante derroche de talento. Potente, incisiva, dinámica, la obra, transcurre en una larga mesa en la que los “supuestos ejecutivos de una firma” discuten sobre las medidas a tomar para mejorar o resolver problemas presupuestarios. Pite, optó por utilizar las voces y los diálogos “casi” como una banda de sonido. Cada uno de estos brillantes bailarines, refinados mimos-actores, van describiendo con el cuerpo los diálogos entre los ejecutivos. Deslumbrante la precisión, la expresividad y la dinámica para conjugar el movimiento y el gesto con el ritmo y la intención de la palabra. Quizás la obra más impactante del programa y quizás, una de esas piezas que hace pensar con alegría, que en este siglo XXI, la creatividad no se ha desvanecido totalmente. Y queda la esperanza de sorprenderse.

“Singulière Odyssée”, apunta a describir esta gran odisea de viajar permanentemente, de esta enorme movilidad del hombre contemporáneo. Situada en la sala de espera de la Estación Central de Basel, Suiza, la obra creada en 2017 por León y Lightfoot, muestra una estación casi desierta con una mujer esperando. De pronto, comienza el flujo de viajeros que van y vienen, que aparecen y desaparecen, que avanzan y retroceden, absorbidos por ese devenir permanente de la vida. Con precisión casi milimétrica, los bailarines se desplazan por esa estación en la cual la identidad desaparece.

Estos excepcionales intérpretes, magníficos, dúctiles, intensos, se funden en esta mística de la danza que intenta adentrarse en el significado más profundo de la existencia. Y, otra vez, lo cotidiano se vuelve trascendente y sublime.

 

Situada en la sala de espera de la Estación Central de Basel, Suiza, “Singulière Odyssée”, de Sol León y Paul Lightfoot, cerró el programa del NDT. Foto: Rahi Rezvani. Gentileza JFKC.

Situada en la sala de espera de la Estación Central de Basel, Suiza, “Singulière Odyssée”, de Sol León y Paul Lightfoot, cerró el programa del NDT. Foto: Rahi Rezvani. Gentileza JFKC.

Dejar un comentario